www.anavasquez.com

Es un sitio de branding personal. Ofrezco información gratuita, cursos, información asesorías, tests y mucho más

Checklist. ¿Eres un buen amigo?

CHECKLIST PARA REFLEXIONAR: ¿ERES UN BUEN AMIGO?


1. ¿Eres un buen escucha?
Tienes dos orejas y una boca por una buena razón.
¿Realmente escuchas y te abstienes de dar consejos si no te lo pide?
¿No le interrumpas con demasiadas preguntas y los dejas desahogarse?
¿Te Interesas genuinamente en lo que dice y cómo lo dice?
Evita la mala costumbre de sólo oír lo suficiente para formularle u comentarios o críticas, sólo porque supones que “ya has oído suficiente del mismo tema”. Si tu amigo es reiterativo en un tema trata de ayudarle a entender el porqué y a seguir adelante.
Si no tienes tiempo de escucharlo con calma, díselo; es preferible, a que le prestes una atención a medias o simules escucharlo

2. ¿Eres fiel a tu amigo?
Esto significa: no traicionas la confianza que tu amigo depositó en ti. Por ello puedes considerarte un bue amigo si
• No divulgas sus secretos.
• No te robas sus ideas.
• No te robas a su novio o esposo, incluso si son ex (aquí hay algunas excepciones, pero no lo haces si crees que puedes lastimarle).
• No te robas su trabajo.
• Si haces nuevos amigos, trata de que tu viejo amigo no se sienta desplazado.

3. ¿Eres  asertivo con tu amigo?
La forma en que uno dices las cosas es básica para conservar una amistad.
¿Elogias muchas más veces de las que criticas a tu amigo?
¿Haces el esfuerzo de ser justo en tus palabras?
¿Te preocupas po no herir sus sentimientos, ni aun cuando estés enojado?
Es importante que No señales los defectos de tu amigo etiquetándolo (ejemplo: siempre dices cosas imprudentes); mejor háblale asertivamente: “cuando hablaste de esa manera, me pareció que ofendiste a X. Mejor trata de no hacerlo”).
Reflexiona con él y dale tu punto de vista, de preferencia sólo cuando te lo pida, a menos que sea una situación grave.
Si tu amigo hizo o dijo algo que te molestó, díselo, pero no en el momento. Espera a que estés más tranquilo.

4. ¿Eres confiable en lo grande y lo pequeño?
¿Eres el hombro disponible siempre cuando tu amigo quiere llorar o quejarse?
Si dices que le llamarás, le ayudarás o le acompañarás, ¿lo haces?.
Está perfecto que ofrezcas apoyo concreto a tu amigo, desde en cosas nimias, como cargar las bolsas del super hasta situaciones más serias, como el desempleo, una mudanza, una separación, una muerte. Pero tampono tienes obligación de asumir compromisos que no puedas cumplir .

5. ¿Lo apoyas pero no caes en la tentación de ocupar el lugar de su mamá?
• Si te pide un favor y está en ti hacerlo, hazlo; pero si desde tu punto de vista es su responsabilidad hacerlo, explícaselo.
• No te hagas cargo de su vida emocional, financiera o de salud. Puedes estar ahí para él, pero él tiene que estar primero para sí mismo,
• Si te pide vivir en tu casa por un día, o un mes en medio de una emergencia, está bien, ¿pero un año?
• Si te pide dinero que no deseas o no estás en posibilidad regalarle, acláralo y firmen un documento, con intereses o, al menos, con plazos establecidos.
• En general, no te obligues a hacer algo que te cause un problema con tu propia familia, pareja o trabajo.

6. ¿Eres detallista?
No tienes que gastar dinero en tu amigo, pero sí dedicarle tiempo.
¿Nunca se te olvida llamarle o felicitarle por éxitos, celebraciones?
¿Regresas a tiempo y en buenas condiciones cualquier cosa que tu amigo te haya prestado, ya sea un libro, un DVD o ropa?.
Ten detalles que denoten que quieres halagar a tu amigo, y mejor aún si son inesperados (mándale un artículo o una receta que puede interesarle, cómprale ese libro o ese producto que sabías que quería).

7. ¿Eres competitivo cn tu amigo?
No compitas. Que su amistad sea un remanso de paz.
• No flirtees con la misma persona por la que él mostró interés.
• No opaques a tu amigo, déjalo “lucirse” en situaciones importantes.
• No copies descaradamente su estilo (forma de vestir y de hablar).

8. ¿Lo das por sentado?
La amistad requiere cultivarse.
Llámale o hazte presente de alguna forma.
Si estás en una etapa muy complicada y no puedes verlo o atenderlo, díselo, aunque sea mediante un breve mensaje.

9. ¿Eres flexible con tu amigo cuando las circunstancias cambian?
. Las amistades evolucionan.
Antes eran inseparables, pero ahora que tu amigo cambió de escuela o de trabajo o se casó, ¿sientes que ya no hace caso?. Háblale y d cómo te sientes. Proponle formas de convivencia adaptadas a las nuevas circunstancias.